Parece que la respuesta a esta pregunta es sí, si que puede. Un grupo de investigadores de la Universidad de Málaga han creado “Iamus”, un ordenador programado para componer música clásica.

En el proyecto, dirigido por Francisco José Vico, Catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, se han utilizado técnicas de biomimética “mediante la aplicación al lenguaje computacional de la evolución darwiniana y la genética de los seres vivos”.

Del recopilatorio de obras de clásica contemporánea que se han diseñado, se seleccionarán diez que serán grabadas por intérpretes profesionales para terminar con la edición de un disco.

También podrá facilitar la composición musical a personas que no tengan conocimientos previos.

Entre las opiniones que ha suscitado está el dilema de “cómo puede una máquina expresar algo que no siente” o si es “quizás es el oyente el que conforma la emoción, en función de su cultura musical y estado de ánimo”.

 

Vía: ALT1040