partifiEn ocasiones toca preparar una pieza para un conjunto, pero solo tenemos la partitura completa para todo el grupo. Entonces necesitamos crear particellas y, en esta ocasión presentamos una herramienta (bastante básica) que ayuda ha realizar este laborioso trabajo: Partifi.

Esta es una web en la que el “corta y pega” de cada línea instrumental se automatiza para generar cada una de las particellas. Para ello se sube un fichero PDF con la partitura completa, y Partifi intenta identificar automáticamente la posición de cada línea, un sencillo interfaz permite corregir las detecciones y nombrar cada una de las líneas a que instrumento pertenece. Al terminar genera un documento para cada instrumento en formato PDF. El acabado final no es perfecto, pero ayuda bastante a generarlas de una manera rápida y saca de mas de un apuro.

Además, Partifi se conecta IMSLP (International Music Score Library Project) para poder usar las partituras libres, de caracter histórico, que hay allí.

Según comentan en su web: “está hecho por músicos y para músicos” Es una herramienta gratuita y que permite compartir de manera pública los resultados creados por los usuarios.

[Vía: Papeles de música]

Ford Sync

Se puede pensar que un coche no es el lugar desde el que hacer streaming ya que se encuentra en movimiento y de las redes móviles aún no se puede sacar demasiado ancho de banda (ni con buena regularidad), pero es sin duda es uno de los lugares donde mas tiempo pasamos escuchando música. Y obviamente, la música de los servicios está ahí, pero no por streaming.

Ford no se casa con nadie y está nutriendo su plataforma Sync de contenidos (y opciones), llegando a acuerdos todas las plataformas de primera línea: Spotify, Pandora, Amazon, Rhapody… Sync permite que los propietarios de automóviles de Ford que cuenten puedan conectar sus smartphones Android y reproducir su colección de música almacenada en la copia local de su servicio preferido a través del estéreo del coche.

[Via: AliadoDigital | AliadoDigital ]

Gotye - Somebody that I used to know

Crowdsourcing es cuando se juntan varios autores y cogiendo diversas piezas de un sitio y de otro y se hace un mezcla para producir una obra conjunta. Y quizás en el pasado ya vimos mezclas con aquel “Stand by me”, dentro del proyecto Playing for change, tocado por músicos callejeros de todo el mundo. Quizá alguien recuerde las canciones del Plan B coordinado por Carlos Jean. O ya hemos visto por aquí las experiencias planteadas por YouTube (por ejemplo, la JAM for Chrome que montó Google).

Hay muchas experiencias por las cuales se han mezclado varias pistas, grabadas en distintas partes del mundo. Pero la que os contamos hoy es una experiencia de boomerang. Ya que proviene del propio autor de la obra original Gotye que, al ver todos los covers y versiones que se hacían de su canción “Somebody that I used to know”, decidió capturar todos esos vídeos y hacer uno nuevo mezclando todas las pistas.

Las versiones son de lo mas variopintas, desde grupos a cappella y coros, multiples personas tocando un solo instrumento, a reinterpretaciones en clave de jazz o de rock. La lista completa de los vídeos está en la web de Gotye.

Sin duda, si YouTube hubiese lanzado sus filtros inteligentes y hubiese vetado el sonido o retirado estos vídeos, si las compañías discográficas hubiesen puesto su maquinaria legal y aplicado la obsoleta normativa sobre propiedad intelectual y protección de derechos de autor para evitar las “copias ilegales” y “plagios” de su obra, nunca se habrían creado estos y Gotye no los habría podido utilizar de base.

El vídeo que hace Gotye de mezcla es, sobretodo, un GRACIAS enorme a toda la gente que ha valorado su canción y la ha reinterpretado. Otra manera de tratar a los seguidores.

Guitarra-3D

“Siempre quise tener una guitarra de 3.000 dólares como las que hubiera tocado Jerry García”. De este sueño de Scott Summit ha nacido la primera guitarra acústica impresa en tres dimensiones.

Summit, diseñador industrial, trabaja diseñando prótesis ortopédicas en su compañía Bespoke. Todas son personalizadas con la impresión 3D, que está siendo un nuevo método para fabricar objetos o prototipos de forma más rápida y barata.

Así, Summit le dedicó un verano  a crear su gran sueño desde niño. Por esas edades intentó construirse su propia guitarra mezclando madera y otros materiales que no llegó a buen puerto, pero la verdadera obra de arte llegó muchos años después, con la ayuda de la empresa 3D Systems: una guitarra acústica que según afirma, suena bien.

Este diseñador industrial pretende que este prototipo no sea el único (existen guitarras eléctricas impresas en 3D también) e ir perfeccionando el diseño para mejorar la tonalidad y ponerla a gusto del usuario con más graves o más agudos según se requiera. Eso sí, el precio de la guitarra está en unos 3000 dólares.

¿En qué podrá ayudar esta tecnología a la industria musical del futuro? Estaremos atentos por si acaso.

 

Vía: ALT1040

universal orchestra

Si has soñado alguna vez con ser parte de una orquesta, ahora es tu momento.

No hablamos de una orquesta cualquiera, sino de una planetaria: la Universal Orchestra. Google,  junto al Museo de Ciencia de Londres han colaborado para crear el proyecto bajo el marco de  ChromeWebLab.

¿Y en qué consiste?  Nada más y nada menos que en formar parte de una orquesta desde tu casa y tocar instrumentos reales del museo al unísono con otros cientos de personas alrededor del planeta. Varios robots instalados en el museo se encargan de convertir los toques musicales virtuales del usuario en algo tangible.

El vídeo a continuación os muestra las capacidades que tiene el invento:

¿Y cómo funciona?

Una vez que decidimos unirnos al experimento, debemos decidir si tocar “en vivo” en el Museo de Ciencia de Londres escogiendo “Play in Museum” o en una plataforma online creada para “practicar” antes de lanzarse al público.

Si eliges el Museo, entras a formar parte de una lista de espera para tocar en directo. Tu sonido se unirá al de otros usuarios y también al de los visitantes del centro que interactúan a la vez.

Con la opción “Play Online” utilizas un secuenciador al que vas añadiendo notas a canciones creadas por otros. Permite la opción además, de guardar  la sesión y saber qué instrumentos tocan otros usuarios y desde dónde. También se puede cambiar de instrumento si queda alguno libre.

Creación colectiva universal. Las posibilidades alcanzan grados insólitos al unirse la red y la tecnología robótica. Cientos de músicos mostrando sus mejores habilidades creativas a través de internet, interconectándose. ¿Qué nuevas oportunidades nos deparará el futuro en unos años?

Vía: NEOTEO