“Siempre quise tener una guitarra de 3.000 dólares como las que hubiera tocado Jerry García”. De este sueño de Scott Summit ha nacido la primera guitarra acústica impresa en tres dimensiones.

Summit, diseñador industrial, trabaja diseñando prótesis ortopédicas en su compañía Bespoke. Todas son personalizadas con la impresión 3D, que está siendo un nuevo método para fabricar objetos o prototipos de forma más rápida y barata.

Así, Summit le dedicó un verano  a crear su gran sueño desde niño. Por esas edades intentó construirse su propia guitarra mezclando madera y otros materiales que no llegó a buen puerto, pero la verdadera obra de arte llegó muchos años después, con la ayuda de la empresa 3D Systems: una guitarra acústica que según afirma, suena bien.

Este diseñador industrial pretende que este prototipo no sea el único (existen guitarras eléctricas impresas en 3D también) e ir perfeccionando el diseño para mejorar la tonalidad y ponerla a gusto del usuario con más graves o más agudos según se requiera. Eso sí, el precio de la guitarra está en unos 3000 dólares.

¿En qué podrá ayudar esta tecnología a la industria musical del futuro? Estaremos atentos por si acaso.

 

Vía: ALT1040

¿Existía la tecnología musical en la antigüedad? Para los Sumerios, desde luego. Sus tabletas de piedra eran el más alto avance tecnológico de archivo musical.

Vamos a hacer un largo viaje en el tiempo. Nos remontamos 4000 años atrás. Nippur, Irak. Observamos una tabla con escritura cuneiforme. Es la primera encontrada con notaciones musicales, en la que se ofrecen instrucciones precisas para representar piezas sonoras. En ella, se indica al intérprete el número de cuerda que debía sonar en su instrumento.

Estamos en Mesopotamia bajo la Dinastía Ur. El Rey Shulgi se adjudicaba haber establecido la teoría de la música, el dominio de varios instrumentos y el poder de “delinear sus movimientos ascendentes y descendentes”

Investigadores actuales nos brindan la transcripción al inglés de la pieza:

 

 

 

 

 

 

 

Los que custodiaban la música se llamaban “Kalutu” y eran sacerdotes, matemáticos y astrólogos, un perfil bastante distante del músico actual, pero igual que hoy en día, para ellos “poder guardar los sonidos y representarlos” era un gran avance tecnológico, aunque fuese en un pedazo de roca que sabían, duraría miles de años hasta llegar a nuestras manos.

 

Vía: PAPELESDEMUSICA

 

Es cierto que no hay nada como un buen concierto en directo ¡pero eso no quita que podamos combinarlo con uno online e interactivo!

Hoy hablamos de Emesound, proyecto que surge con la idea de ser una sala de conciertos online. La facilidad con la que los artistas pueden ofrecer un directo o contestar preguntas a través de la plataforma es su gran atractivo.

Los grupos que se han unido a esta iniciativa pueden darle además un toque personalizado a la sala donde tocan o elegir qué aplicaciones usarán para compartir impresiones con la audiencia.

Artistas como Melendi, Carlos Goñi, Mugga, Doctor Pitangú o La Sonrisa de Julia han acudido al estudio de Emesound pudiendo promocionarse gratuitamente. Tampoco les ha costado ningún euro a los afortunados elegidos para asistir a  los conciertos, que destacan  la oportunidad de poder interactuar con los músicos “Es como si tu grupo favorito tocase en tu casa”, comentaba uno de los participantes.

Y para muestra de su entusiasmo, os dejamos el link del vídeo grabado a Los Hombres G y su concierto acústico online a través de Emesound, con las opiniones curiosas de los cinco asistentes.

 

Vía: WHAT´S NEW

Una bolita convertida en “huevo frito pegajoso” es la protagonista de Sound Shapes, videojuego que nos plantea una increíble interacción musical. Y es que sólo con ver el vídeo que os enlazamos entendemos porque nos atrapa fácilmente, al ser nosotros los propios compositores de la música. ¿Cómo? A través de nuestros movimientos en la pantalla táctil.

En el juego para Ps  Vita, en el que la música es clave para avanzar, destaca su editor de música. Una pantalla táctil hace las veces de partitura de varios instrumentos. Entre los compositores están I Am Robot and Proud, Jim Guthrie, deadnau5 o Beck.

También lo puedes complicar más ya que permite crear niveles de dificultad personalizados y componer música a través de los objetos que se obtienen de la caja de herramientas. Así, según se coloquen, el sonido se va modificando y aumenta la diversidad de instrumentos a utilizar.

Y como en la vida para superar los obstáculos, aquí necesitarás armarte de un fino oído ya que tus aptitudes musicales serán claves para avanzar en el juego. ¿Podrás seguir el ritmo?

 

Vía: Trykita.es

Hablamos de Sing something, una nueva aplicación móvil de Karaoke que destaca por ser una competición amistosa entre tú y tus amigos. Demostrando quién es el que mejor conoce e interpreta una canción, Sing Something no te lo pone fácil ya que no tendrás la letra  para visualizarla al cantar, así que previamente te facilitan enlaces a Youtube para que recuerdes cómo sonaba la canción.

Otra de las aplicaciones más conocidas de Karaoke es Red karaoke , una red social en la que los usuarios pueden grabarse e intercambiar sus canciones. Inglés, francés, italiano, español, portugués o japonés son los idiomas en los que están disponibles las letras. Para smartphone o tablet y disponible en la App Store, ofrece más de 45.000 canciones y la posibilidad de compartirlas con el resto del planeta. Por ejemplo, los grandes éxitos de Dora Exploradora, como una de sus novedades.

 

 

 

 

Vía: WHAT’S NEW